Psidium guajava L. es un pequeño árbol nativo de Méjico, aunque su cultivo se extiende a lo largo de Sudamérica, Europa, África y Asia, ya que es capaz de adaptarse a diferentes condiciones climáticas. Las variedades más comunes de este árbol son la roja (P.guajava L.var. pomifera) y la blanca (P.guajava L.var. pyrifera) y su nombre es debido al color del fruto, la guayaba.

A nivel mundial, el principal uso de la guayaba ha sido en el tratamiento frente a enfermedades gastrointestinales y respiratorias. Además, diversos estudios muestran como las diferentes partes de este árbol poseen activididad antihiperglicémica, antialergénica, antiinflamatoria, antimicrobiana, antioxidante, anticarcinogénica e hipotensiva, y relacionan estos efectos con la presencia de compuestos fenólicos, unos de los principales constituyentes de la planta.

Las hojas de guayabo son una fuente importante de compuestos fenólicos y constituyen un subproducto inutilizado derivado del procesado del fruto para la elaboración de diferentes productos. Siguiendo una de las estrategias del CIDAF, basada en la búsqueda de fuentes de compuestos fenólicos, a partir de la revalorización y aprovechamiento de subproductos de la industria alimentaria, se ha realizado el análisis de dichas hojas.

En dicho trabajo se ha llevado a cabo la optimización del proceso de extracción de estos compuestos y su análisis mediante cromatografía líquida de alta resolución, una potente herramienta analítica. Esto ha permitido la identificación de 42 compuestos fenólicos, clasificados como derivados del ácido gálico y elágico, flavanonas, flavan-3-oles y flavonoles, siendo esta última familia la que se encuentra en mayor proporción.

Gracias a los resultados obtenidos, se va continuar llevando a cabo estudios de bioactividad de los compuestos identificados, con el fin de desarrollar un nutracéutico a partir de la hoja del guayabo para su uso en el tratamiento frente a diferentes patologías.